ONGI ETORRI GURE WEB ORRIRA!!.

Gaur egun eta iraganeko presidente, zuzendaritza talde, entrenatzaile eta jokalariek ongi etorria ematen dizuegu.

 

Bienvenidos a nuestra página !! 

Los presidentes, directivos, entrenadores y jugadores actuales y del pasado os damos la bienvenida a nuestra página.   

 





 

Calendario completo temporada Primera División 2018/19


CRECE CON NOSOTROS

GUREKIN HAZI


ALBISTEAK / NOTICIAS


Volver al resumen

26/12/2017

El balonmano masculino de Bizkaia busca una regeneración necesaria

Añora la época exitosa en Asobal desde su techo actual en la Primera Nacional.
El balonmano de Bizkaia ha celebrado en los últimos años el importante crecimiento del Zuazo, que se ha instalado en la parte alta de la clasificación de la División de Honor Femenina, llamada ahora Liga Guerreras Ibredrola, y que ha tenido la oportunidad de llevar el nombre de Barakaldo a una eliminatoria europea. Al mismo tiempo que el aficionado al balonmano ha celebrado ese impulso en la competición femenina, ha visto cómo los equipos masculinos han ido perdiendo peso.
Lejanos suenan ya los tiempos en los que el público del territorio pudo disfrutar de la Liga Asobal, en la que el Balonmano Barakaldo disputó tres temporadas a principio del siglo actual. La temporada 2003-04 fue la última en la que el pabellón de Gorostiza vivió encuentros de la máxima categoría. El equipo auriazul se instaló en los años siguientes en la zona alta de la División de Honor Plata y fue perdiendo posiciones en la competición a medida que el presupuesto caía y el objetivo pasaba a ser mantener la categoría, algo que consiguió con sufrimiento hasta la campaña 2014-15, en la que no puso evitar el descenso.
Desde hace tres campañas, por tanto, el balonmano masculino en Bizkaia no cuenta con representación en ninguna de las dos principales categorías estatales. El Trapagaran peleó por el ascenso los dos últimos años. En la actualidad, son tres los equipos vizcaínos en esta competición: el propio conjunto del Valle, que marcha sexto, el Barakaldo (11º) y el Romo (12º). “En Bizkaia el balonmano femenino ha pasado al masculino por la derecha y actualmente goza de muy buena salud. Para el masculino están siendo unos años negros”, reflexiona para MD Joseba Rodríguez, ‘Jaíto’, que vivió en la cancha los años buenos del Barakaldo, sufrió el descenso desde el banquillo y dirige desde entonces el proyecto del Trapagaran.
Ahora mismo tenemos al Barakaldo y el Romo peleando por la permanencia en Primera y en el Valle estamos en la mitad alta con una mezcla de veteranía y juventud, pero en la que los más mayores tiran del carro. Cuando ellos se retiren posiblemente sea más difícil porque de abajo salen buenos jugadores, pero que necesitan tiempo”, apunta Jaíto.
El entrenador recuerda además que “no es sólo un tema de clubes vizcaínos fuera de la élite, también lo es de jugadores. Ahora mismo en Asobal tenemos únicamente a Pablo Paredes en Logroño y a Oier García en Huesca; podemos contar a Gonzalo Porras, que es vizcaíno de nacimiento, pero que desde pequeño ha vivido en Valladolid y es de aquella cantera”.
Cuestionado por las causas de esa pérdida de peso del balonmano masculino, Jaíto opina que en Bizkaia ha sido siempre complicado “porque hay que pegarse mucho con el fútbol. Los niños se apuntan al fútbol, que aquí es un deporte que tiene mucha importancia por la tradición del Athletic. En otras provincias en las que el equipo de fútbol no tenga tanto tirón es más fácil que la gente pruebe en otros deportes. En Bizkaia hay que sudar mucho para sacar un jugador de balonmano, te llegan en infantiles o cadetes rebotados del fútbol”.
Reconoce Jaíto que también en esa pelea entre el resto de deportes por ganar espacio, el balonmano ha caído un poco en los últimos años. “Va un poco por moda y también influye mucho la presencia en los medios de comunicación. Hace años había mucho más balonmano en la tele y últimamente hemos pasado a un tercer plano, detrás del basket”. También cree que “la falta de presencia en los medios dificulta la búsqueda de patrocinadores, porque ellos lo que quieren es que se les vea, y eso al final obliga a tener un presupuesto más reducido y a subsistir con los jugadores de casa”. Eso se nota a la hora de buscar el ascenso desde una Primera Nacional cada año más competitiva: “Cada vez se ven más diferencias de plantillas porque la hay en presupuestos y hay equipos en Primera con extranjeros”.
Jaíto aprecia diferencias entre la época en la que él era jugador y la actual. “La crisis económica se ha dejado sentir en todo en nuestro deporte. Además del presupuesto, los jugadores jóvenes tienen que estar más pendientes de los estudios y del trabajo, como es lógico, y el balonmano pasa a un segundo plano. Además, al competir en una categoría más baja, pasa a veces a un tercero porque a veces se priorizan los amigos, la familia... en mi etapa de jugador por ejemplo era impensable perderte un partido por una comida o un bautizo”.
El actual técnico del Trapagaran opina que la solución, a medio plazo, pasa por “hacer una economía de guerra y recuperar presencia en los medios, algo en lo que se está trabajando desde la Federación. También es importante aunar esfuerzos entre clubes, que hemos pasado años en los que cada uno iba a lo suyo y en esto tenemos que remar entre todos hacia el mismo lado”.
Jaíto cree que el balonmano femenino de Bizkaia es “el espejo en el que se tiene que mirar el masculino porque ahora mismo es la referencia. Llevan tiempo trabajando bien, hay muchas niñas en las canteras y los clubes están muy saneados. Tienen un gran futuro a corto plazo”.



Volver al resumen



TAMBIÉN EN :

 

 

PATROCINADORES :

 

      Ayto. de Trapagaran

 

 


 

 


 

COLABORADORES :